QUÉ VER EN FEZ

Curtiduría Chouwara, viaje al pasado. Fez, 2019.

¿Vas a visitar la capital cultural y religiosa de Marruecos? Te contamos qué ver en Fez, como distribuir el día para no dejarte nada en el tintero y sentir, como suele pasar en Marruecos, que has viajado al pasado. Prepárate para sumergirte en la Medina más grande del mundo ;).

IMPRESIONES DE FEZ


Haber visitado previamente Marrakech hace inevitable la comparativa.

Como Medina, Fez no tiene competidor, nos pareció descomunal, de hecho como decimos en la intro, es la más grande del mundo, y se entiende que la UNESCO le haya dado el archiconocido título de Patrimonio de la Humanidad. Tiene cientos de barrios y miles de callejones, entre los que se esconden lugares muy auténticos y llenos de historia y arquitectura como madrazas, mezquitas, curtidurías y museos.

Peeeero, nosotros personalmente echamos mucho en falta una plaza como Jemaa el Fna de Marrakech, algo que haga de centro social y neurálgico de la ciudad, donde se concentren restaurantes, terrazas, puestos locales y se cree el ambiente tan chulo que se crea en Marrakech desde el atardecer hasta que cae la noche.

En cualquier caso, ambas ciudades son muy completas, auténticas, con un montón de lugares que visitar, con un ambiente, olores, sabores y música que te trasladan a otros tiempos y culturas. Merece la pena visitar ambas.

Madraza Bou Inania

CÚANTOS DÍAS EN FEZ


Si sólo quieres visitar sus puntos más característicos (dentro de la Medina), diríamos que con un día en Fez es suficiente, lo vimos muy relajados y nos dio tiempo a todo.

Para que os ubiquéis en cuanto a tiempos, esta fue nuestra ruta Fez – Chefchaouen – Meknes:

  • Sábado 20/04: Fez (el vuelo llegó a las 10:30am)

  • Domingo 21/04: Chefchaouen

  • Lunes 22/04: Chefchaouen y Meknes

  • Martes 23/04: Fez (apenas dos horas en las que simplemente paseamos por la medina y volvimos a un par de sitios a hacer fotos, pues el sábado estaban a reventar).

Escenas de Fez

QUÉ VER EN FEZ


Fez tiene tres barrios diferenciados:

  • Fès el-Bali, que es la Medina amurallada y donde se encuentran todos los atractivos turísticos.
  • Fès el-Jdid, fuera de las murallas donde se ubica el barrio judío y el famoso Palacio Real.
  • Ville Nouvelle, zona residencial al sur de la ciudad para la población más acomodada (de hecho se ven auténticas casazas desde la carretera que lleva al aeropuerto).

Nosotros recorrimos la Medina de Fez de norte a sur y paramos a mitad de camino a comer. Os contamos tal cual nuestro itinerario:

PALACIO REAL DE FEZ

Es el único punto que visitamos fuera de la Medina, está bastante alejado y es necesario el coche, de modo que aprovechamos el trayecto del aeropuerto al riad para verlo.

Actualmente sigue en uso, la familia real de Marruecos se aloja en él cuando viaja a Fez, de modo que no se puede visitar su interior y los turistas han de conformarse con contemplar las siete puertas de su entrada, que representan los siete niveles de la monarquía y los siete días de la semana.

Son, como muchas puertas de Marruecos, majestuosas, llenas de detalles, con colores que simbolizan el desierto, la montaña o el mar, y merece la pena parar aunque sea unos minutos.

Si contáis con tiempo de sobra, en los alrededores del palacio se ubica el Barrio Judío, nosotros lo vimos de pasada con el coche el día que volvíamos al aeropuerto.

CURTIDURÍA CHOUWARA

La curtiduría Chouwara es la más grande de las cuatro que aún hay en Fez y una serie de edificios con terrazas permiten observar cómo los empleados trabajan las pieles de camello, cordero, buey y cabra.

Las pieles se introducen en cientos de cubas llenas de excrementos de paloma y cal hasta que pierden el pelo para ser luego sumergidas en tintes naturales para su coloración. De esas pieles tintadas salen los miles de productos que luego se ven por toda la Medina: babuchas, cinturones, bolsos o pufs para casa.

Dado el fuerte olor, en las terrazas reparten ramitas de menta (yo no me despegué de ella) y se sobrelleva mucho mejor.

¿Desde dónde ver la curtiduría? Podéis verlo desde cualquiera de sus terrazas, en cuanto te aproximas a la zona se acercan muchos dueños o empleados de las mismas con la rama de menta en mano invitándote a subir a la suya. Pasas por varias salas llenas de productos de cuero antes de llegar a la terraza, pero en ningún momento te obligan a comprar nada.

Es un lugar muy autentico y pintoresco de Fez que consideramos visita imprescindible.

PLAZA SEFFARINE

No teníamos este lugar apuntado y llegamos sin querer perdiéndonos por las callejuelas entre la curtiduría Chouwara y la Madraza Al Attarine.

Como otras muchas zonas de la ciudad, esta plaza fue por unos minutos un viaje al pasado y a una escena de película. Es la plaza de los artesanos caldereros, o al menos de lo que un día fue.

Encontramos puestos con cacerolas, ollas, teteras y otros productos de cobre, gallinas paseando a sus anchas y trabajadores golpeando el metal.

MADRAZA AL ATTARINE

Era uno de los lugares que más ganas teníamos de visitar y no nos defraudó, salvo que parece mucho más grande en foto de lo que realmente es, pero se lo perdonamos ;).

Una madraza, también llamada medersa, en occidente es una escuela de la religión islámica donde los estudiantes normalmente se quedan internos. En el caso de la Madraza Al Attarine, ya está en desuso y por eso se pueden visitar todas las partes de la misma.

Es básicamente un gran patio interior abierto y rodeado por las habitaciones de los estudiantes y una gran bóveda de madera al final del patio donde se ubica la sala de rezos.

El centro está ocupado por una fuente de mármol y en el suelo no queda un sólo centímetro sin azulejar con pequeños mosaicos. Las paredes están llenas de detalles, incrustaciones geométricas y mensajes del Corán, mezclando el estuco, los azulejos y la madera. Es toda una obra de arte.

Curiosidad: no veréis ninguna imagen humana o animal en las paredes o suelos. Por lo general no están permitidas en el arte islámico en edificios religiosos y objetos de culto.

CALLES TALAA KEBIRA Y TALAA SEGHIRA

Son las dos arterias principales de la Medina de Fez y la atraviesan de suroeste a noreste. Talaa Kebira, Pequeña Cuesta, y Talaa Seguira, Gran Cuesta, son el auténtico Fez, donde sientes que estas en las entrañas de la Medina más grande del mundo que no para hasta que cae la noche.

Ambas calles son estrechas con cientos de puestos a cada lado entre los que has de sortear a locales, turistas y repartidores con carros. Nosotros fuimos primero por Talaa Kebira  y regresamos al riad por Talaa Seghira.

El último día, cuando tuvimos unas horas extra para visitar algo más de Fez, regresamos a estas calles para volver a pasearlas. Quiso la suerte que nos perdiéramos, porque nos vinimos arriba y no pusimos Maps.Me, y fue un gustazo porque terminamos por mercados de frutas, verduras, carnes, pescados…entre decenas de locales que, siendo lunes, hacían la compra, iban y venían. Así que, si tenéis tiempo, callejead un poco por las callejuelas secundarias ;).

COMIDA EN ‘MADE IN M’

Está ubicado en la bulliciosa calle Talaa Kebira y nos vino como anillo al dedo en un momento de calor, sol y hambre ;).

Es un sitio pequeño pero bien organizado, con unas cuatro mesas dentro y una fuera a modo de terraza. La decoración es súper chula, con lámparas colgantes de bambú y cojines marroquíes. El servicio fue muy bueno y rápido, la comida muy rica y tienen WIFI ;).

Nosotros nos pedimos moroccan bread, que era una especie de panini grande y redondo con pollo, y un tajín de pollo, es un plato cocinado a fuego lento durante bastante tiempo y el recipiente donde se sirve, a lo que se llama tajín, es donde se cocina.

Tip: nosotros fuimos a comer, pero si os cuadra por la zona a la hora del desayuno, vimos en su Instagram fotos muy apetecibles de bizcochos, tartas, huevos fritos y zumos varios ;).

MADRAZA BOU INANIA

Otra de las escuelas coránicas de Fez, mucho más grande que la Madraza Al Attarine y que nos impresionó más de lo que esperábamos, quizá por su tamaño. Tanto nos gustó que entramos a las 17:00 y salimos de allí a las 18:30, y el último día antes de volver a España, repetimos visista ;).

De nuevo nos encontramos con un gran patio interior abierto, unas paredes llenas de arcos, puertas, inscripciones, mosaicos y mezcla de materiales y una fuente en el centro, que al contrario que otras madrazas, esta sigue en uso, es la fuente de las abluciones y los fieles siguen yendo para purificarse.

En este caso las salas de rezo y las habitaciones no pueden visitarse pues aun continúa en uso.

Curiosidad: es la única madraza en Fez que tiene un minarete, que recuerda a la Giralda de Sevilla ;).

RAINBOW STREET ART

Es un pequeño callejón que conecta las dos calles anteriores y donde los dueños de un par de puestos sacan parte de sus productos y los cuelgan en ambas paredes, convirtiendo la calle en sí en una obra de arte.

Cuadros, lienzos, cerámicas, brazaletes, collares, piedras, platos…se pueden encontrar muchísimos productos en una calle llena de color, donde hasta el suelo, las alcantarillas y las paredes han sido pintados de colorines :).

PUERTA BAB BOUJLOUD

Llegamos al final del recorrido, a la puerta principal de entrada a la Medina, conocida también como ‘la Puerta Azul‘ por el color de los azulejos que cubren su superficie.

La puerta está formada por tres arcos en forma de herradura simétricos y, de nuevo, llenos de detalles y ornamentación. En esta puerta convergen las calles Talaa Kebira y Seghira de las que os hablábamos antes y suele ser el punto de inicio de muchas visitas de la Medina Fès el-Bali.

ZUMO EN LA AZOTEA DE ‘RESTAURANT LA KASBAH DE FES’

El reloj marcaba las 18:45 y ya habíamos recorrido la Medina de lado a lado, así que las terrazas que rodean la zona de la Puerta Azul nos llamaron a gritos y escogimos una de ellas al azar, Restaurant La Kasbah.

Nos tomamos un par de zumos de naranja y vimos el atardecer desde la terraza de la azotea.

CENA EN EL RIAD

Sobre las 19:30 deshicimos tranquilamente todo el camino por Talaa Seghira, callejeamos un poco y llegamos al riad sobre las 20:30, donde caímos rendidos hasta la cena. Había sido día de madrugón en Madrid, vuelo hasta Fez, todo el día cubriendo los lugares que ver en Fez y nuestro cuerpo pedía un break. Es por eso que planeamos cenar en el riad y avisamos a Nezha y Mohammad, los dueños del lugar que son un encanto.

Sobre las 22:00 Nezha tenía preparada nuestra cena que fue una autentica delicia. Ya habíamos leído comentarios en Booking de sus artes culinarias y lo pudimos comprobar en persona ;).

En el siguiente mapa tenéis todos estos lugares ubicados, junto con el hotel en el que nos alojamos y el restaurante en el que comimos. Si lo queréis para vuestro viaje, podéis dejarnos un comentario más abajo y os lo mandamos en cuanto podamos:

HOTEL EN FEZ


Escogimos el Riad Scalia Fez porque, siendo accesible a pie como cualquier otro, se encuentra fuera del ajetreo y bullicio de la medina y al mismo tiempo al lado de la muralla, lo que le hace muy accesible en coche, ya que justo hay una parada de taxi.

Los dueños, Nezha y Mohammad, hicieron que nos sintiéramos literalmente como en casa, nos preguntaban a qué hora queríamos desayunar o cenar y nos lo preparaban de acorde a ello, y Nezha, cuando la comida estaba lista, nos llamaba desde el patio interior como si fuera nuestra madre :). Tiene unas manos de oro con la cocina y las dos noches que nos alojamos en el riad, decidimos cenar allí porque estaba todo para chuparse los dedos.

Las habitaciones súper limpias y decoradas al estilo marroquí, el patio interior, después de callejear por la Medina, era como llegar al paraíso: acogedor con lámparas colgantes, sofás, una fuente y una zona un poco más reservada para cenar. En definitiva, lo recomendamos 100%.

SEGURO DE VIAJE PARA FEZ


La sanidad fuera de España es carísima, una caída tonta o un corte inesperado, puede salir bastante caro. No hablemos de algo más grave.

Lo mejor, pagar unos euros por un seguro de viaje que aunque sea con la tarifa básica, os va a cubrir bastante y va a ser muy barato.

Nosotros siempre recomendamos Iati Seguros, porque aunque por suerte nosotros no hemos tenido que comprobar si trabajan bien, otros muchos blogueros a los que seguimos sí han tenido que hacer uso de sus servicios y han quedado muy satisfechos: facturas cubiertas, medicamentos cubiertos y asistencia inmediata.

Si os queréis ahorrar un poquito, tenéis un 5% de descuento por ser lectores de Wander y podéis coger el seguro pinchando en el siguiente botón:

seguro viaje iati

NO OLVIDES…


  • Pasaporte en vigor durante tu estancia en el país.
  • Dinero en metálico: no estábamos muy seguros de si los restaurantes y riads iban a tener datáfono, así que es mejor llevar metálico. No debes cambiar a Dirhams en tu país ni en el aeropuerto, pues las comisiones suelen ser elevadas y el cambio desfavorable, espera a llegar a Fez o Tánger, donde encontrarás muchas casas de cambio.
  • Adaptador de enchufes: la clavija de los enchufes en Marruecos es como la de España. Si estas leyendo esto desde otro país, aseguraos antes de ir si necesitas o no un adaptador.
  • Biodramina: u otro remedio, si vais a visitar Chefchaouen y os mareáis muy fácilmente, pues las carreteras que atraviesan las montañas del Rif tienen algunas curvas.

¡Esperamos que os haya quedado claro qué ver en Fez y nos encantaría saber qué te ha parecido el post! Y como siempre, si tienes cualquier duda u opinión, no dudes en escribirnos un comentario o correo, y recuerda que puedes seguirnos la pista a través de Instagram aquí, o el resto de RRSS que aparecen en los banners. ¡Gracias por leer y hasta la próxima!

Photos by Wander on World

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *