Qué ver en Singapur: Parte II

Cuando la arquitectura se fusiona con la ingeniería...Gardens By The Bay, 2016
Cuando la arquitectura se fusiona con la ingeniería...Gardens By The Bay, 2016

Si te ha gustado el anterior post sobre nuestro primer día en Singapur, no te pierdas este capítulo, viene cargado de paseos por barrios étnicos, cocktails en hoteles coloniales, piscinas infinitas rozando el cielo, un lugar secreto que descubrimos allí mismo y un espectáculo mágico que sacará el niño que llevas dentro :).

Vamos a hacer una pequeña modificación de lo que vimos en nuestro segundo día en Singapur, para adaptarlo a aquellos que no os hospedéis en el famoso Marina Bay Sands.

Nos explicamos: nuestro segundo día comenzó aprovechando la mañana para ver los barrios étnicos de Little India y Arab Quarter, hacer unas fotos en Haji Lane y tomar un Singapur Sling en Raffles Hotel, pero en cuanto el reloj marcó las 15:00h estábamos como clavos en la recepción del Marina Bay Sands y no vimos nada más de la ciudad en toda la tarde hasta que llegó la noche y visitamos Gardens By the Bay. Es decir, que si no os hospedáis en este hotel, tendríais la tarde libre para ver más sitios.

Como nosotros el tercer día contábamos con la mañana para disfrutar un poco más de la pisci del hotel, visitar un lugar no muy conocido que nos había quedado pendiente y tras la comida ir hacia el aeropuerto sin prisas, ese sitio que vimos esa mañana os lo incluimos en este supuesto segundo día en Singapur como opción para que lo veáis por la tarde.

Os incluimos de nuevo el mapa, aunque lo tenéis en la parte I de este post, pero así os ubicáis según os vamos contando sobre cada lugar:

¡Comenzamos!

LITTLE INDIA

Si el primer día habíamos comenzado la aventura visitando Chinatown, esta vez le tocaba el turno a otro de los tres barrios étnicos que tiene Singapur, Little India.

Su punto fuerte es sin duda el Templo Sri Veeramakaliamman (obviamente hemos hecho copia-pega, no hay quien recuerde este nombre…;). Lo encontraréis fácilmente en la calle principal del barrio, que es Serangoon, pues la zona está llena de ambiente, de bares y locales que han surgido alrededor sabiendo que los turistas quieren ir a visitar el templo.

Lo fundaron los primeros indios que llegaron a Singapur y poco a poco fueron creando su propio barrio, Little India. Se puede entrar gratuitamente al templo, pero siempre descalzo y en las horas permitidas (intentad ir antes de las 12:00).

En cuanto al barrio, merece la pena caminar por sus calles, ver las influencias étnicas en sus edificios, todos ellos llenos de colores, incluso ver a mujeres con saris y a hombres con túnicas.

¿Cómo llegar a Little India? Nosotros fuimos hasta allí en metro, la parada está en el propio barrio, se llama Little India (línea morada).

que-ver-singapur-little india

que-ver-singapur-little india

que-ver-singapur-little india

ARAB QUARTER

El siguiente en lista fue el tercer y último barrio étnico, Arab Quarter, también conocido como Kampong Glam. Fue de los primeros en formarse en Singapur y dado que sus primeros habitantes fueron musulmanes, a este barrio se le conoce ya como el ‘barrio árabe’.

Si algo destaca en Arab Quarter es su famosa Mezquita del Sultán, es la más popular de Singapur y se le encuentra fácilmente desde cualquier esquina del barrio por su enorme cúpula dorada.

Mussorah Street, la calle que parte de la mezquita y baja hacia el sur, es súper chula, peatonal y repleta de árboles, puestos de venta de artículos, restaurantes, cafeterías y amables camareros dispuestos a captarte como cliente con la mejor de sus sonrisas :).

Los edificios adyacentes tienen además ese aire colonial que hace olvidar que te encuentras en Singapur. En definitiva, un barrio pequeñito pero que merece la visita.

¿Cómo llegar a Arab Quarter? Nosotros fuimos andando desde Little India y lo recomendamos pues la distancia no es muy grande (unos 15 minutos) y así vais notando la transformación de los barrios. Pero si no os cuadra de este modo, la parada de metro más cercana es Bugis (línea verde).

que-ver-singapur-mezquita-1

que-ver-singapur-mezquita-1

HAJI LANE: GRAFFITIES

Entre Arab Quarter y el siguiente punto que visitamos, nos topamos con Haji Lane, una calle relativamente nueva en la que han permitido pintar sus paredes y ahora lucen llenas de graffities a modo de ‘arte callejero’.

Esto nos recordó un poco al famoso Lenon Wall de Praga o a Hosier Lane de Melbourne, que son básicamente calles un poco estrechas y escondidas que con el tiempo se han llenado de graffities con imágenes y mensajes.

A parte, en esta zona han aparecido tiendas y cafeterías en tamaño mini ;).

que-ver-singapur-graffities

que-ver-singapur-graffities

RAFFLES HOTEL

¡Visita obligada! Si ya nos había gustado Fullerton Hotel el día anterior, este es otro nivel: mucho más colonial, más auténtico, con arquitectura que de verdad te transporta a la época de las colonias británicas y con una gran atracción que es la que hace a todos los turistas ir hasta allí: tomar un Singapur Sling en el bar que hay en su interior.

Primero, ¿qué es un ‘Singapur Sling’? La historia de esta icónica bebida se remonta a 1915, de hecho el año pasado celebraron el primer centenario desde su nacimiento. Resulta que por aquellos años, el Raffles Hotel era todo un lugar de moda en la ciudad, tanto por sus habitaciones de hotel como por el bar. Era habitual ver a los hombres con un vaso de whisky o ginebra, pero no siendo así en el caso de las mujeres, a las cuales les estaba prohibido beber en público.

Pues bien, fue un camarero a quien se le ocurrió una genial idea y vio un gran nicho de mercado: crearía un cocktail que pareciera un zumo de frutas pero que realmente fuera una mezcla de ginebra y otros muchos licores con granadina para que le diera el toque rosa. Sobra decir que fue todo un éxito que aun cien años después sigue moviendo masas ;).

El bar es de película, los camareros podrían ser sus personajes, los techos están llenos de abanicos de palma, las mesas están preparadas con una cesta de yute llena de cacahuetes que todos los clientes comen y tiran sin pudor las cáscaras al suelo, ellos mismos te dicen que así ha de hacerse, pues es como se hacía en 1915…

¿Te lo vas a perder? ;).

Este es el momento en que nosotros nos fuimos directos al hotel Marina Bay Sands, pero de no hacer esta jugada, sería el momento perfecto para hacer una parada, comer, descansar un poco y seguir con el siguiente punto que os descubrimos:

que-ver-singapur-raffles-hotel-1

que-ver-singapur-raffles-hotel-1

que-ver-singapur-raffles-hotel-1

que-ver-singapur-raffles-hotel-1

que-ver-singapur-raffles-hotel-1

CHINESE GARDEN

¡Lo descubrimos allí mismo! Era nuestro segundo día en Singapur, habíamos visitado casi todo lo que teníamos en lista y teníamos ganas de ver algo un poco menos conocido. Contábamos con la mañana entera del tercer día, de modo que nos pusimos a investigar y dimos con la joya que os mostramos a continuación.

Se trata de Chinese Garden, o lo que es lo mismo, el ‘Jardín Chino’, y desconocemos cómo son los jardines en China, pero estos al menos están llenos de paz, tranquilidad y arquitectura bonita.

Son bastante grandes pero no tiene pérdida, es como estar en Ikea, vas siguiendo las flechas ;). Lo primero que visitamos fueron las Twin Pagodas, frente a un enorme lago, aquello parecía de película. Tras esto visitamos el Dragon & Phoenix Court y la Tea House Pavillon, donde vimos peces enormes y un lagarto tan grande que más bien parecía un cocodrilo bebé.

Y por último, dejamos la guinda de la tarta para el final: la pagoda de 7 pisos. Entrad y subid hasta su última planta, las corrientes de aire os darán un respiro y las escaleras blancas de caracol una bonita foto.

Si cruzáis el puente blanco llegaréis al Jardín Japonés, pero en este caso, merece más la pena sin lugar a dudas, el lado chino :).

¿Cómo llegar a Chinese Garden? Buenas noticias, pues el metro llega hasta la propia ‘puerta’ del parque. Tenéis que coger la línea verde en dirección a Joo Koon y bajaros en la parada ‘Chinese Garden’.

que-ver-singapur chinesse gardens

que-ver-singapur chinesse gardens

que-ver-singapur chinesse gardens

que-ver-singapur chinesse gardens

que-ver-singapur chinesse gardens

que-ver-singapur chinesse gardens

que-ver-singapur chinesse gardens

MARINA BAY SANDS

¡El hotel por excelencia de Singapur! Esas tres esbeltas y curvilíneas torres con la plataforma en voladizo más grande del mundo que se han convertido en icono mundial y sobre todo, de Singapur.

Como ya os contamos en el post de nuestra luna de miel, estuvimos tres noches en Singapur, de las cuales las dos primeras nos alojamos en el Hotel Bencoolen @ Hong Kong Street cerca de Clarke Quay, y la tercera y última noche nos dimos el capricho de alojarnos en Marina Bay Sands.

Este hotel nos parece lo suficientemente caro como para aprovechar al máximo su interior, de modo que como decíamos en la introducción, pasamos todas las horas posibles en él: investigamos las instalaciones, disfrutamos de la habitación y sus vistas y sobre todo, y más que nada, pasamos horas y horas en la famosísima piscina de su azotea hasta que anocheció y bajamos a ver el espectáculo de luces de Gardens By the Bay.

Por supuesto, en cuanto terminó el espectáculo y cenamos, nos volvimos a poner el bañador y nos dimos un último chapuzón antes de dormir :).

Qué deciros de Marina Bay Sands…que no nos arrepentimos ni un ápice de habernos gastado el dinero que costó, que conocemos incluso a personas que repitiendo visita a Singapur han repetido en este hotel, que las habitaciones son enormes, nuevas, automatizadas y con todos los amenities de calidad extrema, que la piscina es obvio su punto más fuerte y que hace merece el precio que pagas. La obra de ingeniería que han hecho aquí es simplemente espectacular y poder disfrutar de ella mientras te das un baño con Singapur a tus pies, para nosotros no tiene precio.

A partir de aquí, hay como siempre preferencias y gustos para todo. Solo deciros que si tenéis la oportunidad, no lo dudéis.

Por último, la piscina es de uso exclusivo para los clientes, sin embargo, el bar que hay justo al lado y que goza también de unas vistas de infarto, está abierto al público, de modo que si no os alojáis aquí puede ser también un buen plan subir a tomar algo antes o después del espectáculo de luces de Gardens By The Bay que os contamos a continuación.

16:00 h – Primer contacto con la pisci

que-ver-singapur marina bay sands

que-ver-singapur marina bay sands

que-ver-singapur marina bay sands

19:00 h – Explorando el hotel

que-ver-singapur marina bay sands

singapur marina bay sands

singapur marina bay sands

singapur marina bay sands

07:00 h – Chapuzón mañanero

que-ver-singapur marina bay sands

que-ver-singapur marina bay sands

que-ver-singapur marina bay sands

GARDENS BY THE BAY

No sabemos cuántas fotos de este lugar pudimos ver antes de ir al viaje, es de los sitios más fotografiados de la ciudad, y nos alegramos de que nuestra cabeza se hubiera imaginado de todo menos lo que realmente vimos, pues la sorpresa fue aún mayor…

Arquitectónicamente este parque tiene muchísimo que destacar, pero sintiéndolo mucho nosotros le damos todo el protagonismo a su espectáculo de luces. Puede que sea el espectáculo más bonito que hayamos visto en mucho tiempo. No es equiparable, pero la magia y la ilusión que desprende la sentimos por última vez viendo el espectáculo de Zarkana del Circo del Sol en el teatro Radio City Music Hall de Nueva York hace ya cinco años…ese cosquilleo en el estómago, esos ojos de niño que admiran más que miran, esa piel de gallina cuando todo se ilumina y suena una música que te hace olvidar por unos minutos dónde estás.

De todo el parque, que es inmenso, la parte más fotogénica, especial y mágica es Supertree Grove, un conjunto de súper árboles que te hacen sentir en una versión futurista de Crónicas de Narnia ;). ¿Lo más curioso? Estos árboles no consumen energía para su iluminación, sino que recogen el agua de la lluvia (muy común en Singapur) y sus células fotovoltaicas acumulan la energía para convertirla al final del día en luz :).

¿Cómo llegar a Gardens by the Bay? Los jardines se encuentran justo tras las tres torres del hotel Marina Bay Sands y la forma más sencilla de llegar es en metro hasta la estación Bayfront (línea naranja). Tenéis que coger la salida B y seguir las indicaciones.

¿Qué ver en Gardens by the Bay? Hay una parte a la que se accede con entrada previo pago (la pasarela elevada entre los árboles y los dos grandes invernaderos de vidrio y acero) y otra abierta al público de manera gratuita (el resto del parque, incluido Supertree Grove visto desde el suelo). El espectáculo de luces es gratuito y se lleva a cabo todos los días a las 19:45 y a las 20:45 en la explanada, para poner el broche a un día genial de turismo.

En definitiva, no sólo diríamos que es recomendable, nos aventuramos a decir que si alguien pisa Singapur durante una escala y apenas tiene horas para ver ‘lo que sea’ de la ciudad, nosotros iríamos de cabeza a este lugar y a ver específicamente este espectáculo de noche.

que-ver-singapur gardens bay

que-ver-singapur gardens bay

que-ver-singapur gardens bay

que-ver-singapur gardens bay

Y hasta aquí nuestra experiencia en esta pedazo de ciudad que tanto furor causa últimamente. Resuelta la usual pregunta de qué ver en Singapur, deciros únicamente que merece la pena que os bajéis del avión y la descubráis. No os vais a arrepentir :).

Esperamos que este post sea de gran ayuda para futuros viajeros. Si tienes cualquier duda u opinión, no dudes en escribirnos un comentario o correo, y recuerda que puedes seguirnos la pista a través de Instagram aquí, o el resto de RRSS que aparecen en los banners. ¡Gracias por leer y hasta la próxima!

Photos by Wander on World

4 Comentarios

  • Nazareth dice:

    Acabo de llegar al blog por unas fotos que he visto en instagram y ya soy una Wander total!! Je, je. Me tienen enamorada vuestras fotos que no sólo retratan paisajes sino, sobre todo, momentos. ¿Qué equipo fotográfico usáis cuando viajáis?

    Un saludo y feliz salida y entrada de año!

    • wow dice:

      ¡Hola Nazareth! Pues bienvenida al mundo Wander, todo un placer tenerte por aquí :)

      Hasta este año, todas las fotografías que ves por el blog están hechas con una Nikon D3100 y en algún caso, sobre todo en Kenya, con objetivo de largo alcance 55:300 mm. A partir de este año, Dani compró una nueva cámara porque la anterior se quedó un poco pequeña ya, y todas las fotos de la luna de miel están hechas con una Nikon D7100.

      Y luego, ya sabes, siempre se escapa alguna foto con móvil (iPhone en nuestro caso) o con GoPro, aunque estas últimas no nos gustan mucho, la usamos sobre todo para vídeo.

      ¡Nos vemos por Instagram y un besazo!

  • Sonia dice:

    ¡Hola pareja! Ya me gustó la parte I de este post, pero creo que me ha gustado aun mas la parte II, ¡qué pasada el espectaculo de luces y que pasada esa piscina infinita del Marina Bay Sands!

    ¿Podeis mandarnos el mapa? y por supuesto, gracias por descubrirnos el chinese garden…por las fotos parece una pasada asi que vamos a ir!

    ¡Felices fiestas y a seguir viajando!

    • wow dice:

      ¡Hola Sonia! ¡Gracias a tí por pasarte por aquí y genial que te acerques a ver Chinese Garden, objetivo cumplido! ;)

      Te acabamos de mandar al correo con el que has escrito el comentario el mapa, espero os sea de ayuda y cualquier otra cosa, por aquí estamos.

      ¡Saludos!

Espacio para tus comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>