Las ciudades más accesibles para viajar por Europa

Gdynia. Imagen de Crucero-Baltico.com.

En los últimos años, la sensibilidad hacia los obstáculos cotidianos que experimentan las personas con diversidad funcional se ha traducido en numerosas legislaciones, políticas públicas e iniciativas que promueven la igualdad de acceso a la vida urbana.  El sector turístico no ha sido ajeno a esta apuesta por la inclusión y ha comenzado a incorporar servicios orientados a garantizar la accesibilidad y movilidad de cualquier tipo de viajero.

Páginas especializadas y comparadores de viajes como Liligo ofrecen valiosa información para aquellos viajeros que tengan una movilidad reducida, como la que se recoge en la guía de Liligo sobre turismo accesible, donde podrás descubrir las prestaciones de accesibilidad que se pueden solicitar o contratar a las distintas aerolíneas y agencias de alquiler de coches.

Disponer de estos datos ayuda en gran medida a planificar un viaje sin preocuparse por barreras físicas o arquitectónicas que dificulten el desplazamiento. Sin embargo, hay destinos más acogedores e inclusivos que otros para las personas con diversidad funcional. Para conocer qué ciudades permiten, con independencia de la edad, movilidad o capacidad de quien las visita, acceder a todos sus recursos y placeres, seguiremos el valioso criterio de la Comisión Europea y el Foro Europeo de la Discapacidad.

Desde 2011, ambas instituciones otorgan anualmente el Access City Award a aquellas urbes que hayan mejorado la accesibilidad de forma clara y sostenible y tengan planes concretos para seguir mejorándola. ¡Vamos a conocer a las premiadas en la última convocatoria!

  • Breda (Países Bajos)

La ciudad neerlandesa de Breda, escenario de uno de los cuadros más populares del pintor español Diego Velázquez, se ha alzado con el primer premio por su continuo esfuerzo por mejorar las instalaciones urbanas para volver más fácil la vida para personas con discapacidades. Esta apuesta se ha concretado en lograr que sus numerosos parques y tiendas sean plenamente accesibles para cualquier persona y en que las tecnologías digitales garantizan que cualquier usuario pueda disfrutar de su animada oferta cultural y rica gastronomía desplazándose en transporte público. Además, la eliminación de las barreras de acceso a su rico patrimonio histórico permite a cualquier persona gozar de monumentos como la Iglesia Grande, el Beaterio o el Palacio de Breda.

  • Évreux (Francia)

El segundo puesto ha sido para la ciudad francesa de Évreux, situada en el departamento de Normandía. Sobre esta ciudad, que a menudo sorprende a los visitantes por su patrimonio y agradable ambiente, el jurado de los Access City Awards 2019 destaca el haber acometido mejoras de accesibilidad en las “discapacidades tanto visibles como invisibles”. Pese a la destrucción que sufrió durante la Segunda Guerra Mundial, la ciudad conserva interesantes vestigios arquitectónicos de la Edad Media, como la catedral de Notre-Dame y cuenta con un Museo de Arte, Historia y Arqueología. Además, es reconocida por el veterano Festival “Le Rock dans tou ses états”.

  • Gdynia (Polonia)

El bronce en la accesibilidad urbana europea ha sido para la ciudad polaca de Gdynia por su especial atención en las mejoras urbanas especialmente orientadas a personas con discapacidad intelectual. Esta urbe portuaria, localizada en la costa sur del Mar Báltico, conforma con las cercanas Gdansk y Spot la llamada Triciudad, el área metropolitana más grande del norte de Polonia. Además de tener los encantos de sus vecinas a la vuelta de la esquina, Gydnia ofrece diversas posibilidades para conocer su intensa personalidad marinera, como el Museo Oceanográfico, el Museo Naval o el buque “Relámpago”, destructor que participó en la Segunda Guerra Mundial y que ahora está amarrado en su muelle.

  • Kaposvár (Hungría)

La primera de las dos menciones especiales otorgada por el jurado fue para la ciudad magiar de Kaposvár por apostar decididamente por la accesibilidad a través de continuas mejoras en las instalaciones urbanas. Rodeada por siete colinas y situada a 186 kilómetros de la capitalina Budapest, combina el encanto de una antiquísima historia con un interesante menú cultural: desde el arte contenido en el Museo de Rippl-Rónai o las Ruinas del Monasterio Benedictino de Kaposszentjaka a las representaciones teatrales y musicales del teatro Csiky Gergely. Además, se encuentra a tan solo treinta kilómetros de Balaton, uno de los lagos de agua dulce más grandes de Europa.

  • Vigo (España)

La segunda mención especial ha recalado en la ciudad gallega de Vigo por “la innovadora arquitectura en una topografía desafiante” a partir de la instalación de ascensores y escaleras mecánicas con los que salvar la verticalidad de muchos de sus barrios. Ubicada junto al Atlántico, la ciudad trepa por varias colinas, desde las que se pueden observar hermosos paisajes de las Rías Baixas, con las Islas Cíes al fondo. Sus más de 40 playas (varias con sillas anfibias para discapacitados); el jardín sensorial del parque de Castrelos, diseñado para invidentes o sus zonas peatonales en el casco histórico, son solo algunos de sus atractivos.

En cualquiera de estas urbes, vanguardia en la apuesta por la accesibilidad e inspiración para todas aquellas autoridades locales que apuesten por unos espacios públicos sin barreras, cualquier viajero disfrutará de la experiencia de viajar sin que ningún obstáculo se lo impida.

Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *